El galvanizado: el mejor aliado del acero

Garantía de durabilidad

El galvanizado: el mejor aliado del acero

Por Carola Hermoso

/

martes, 17 de noviembre de 2020

El acero tiene un terrible enemigo, la corrosión. Este proceso de desgaste se produce cuando el acero se expone a factores climáticos o externos, alterando sus propiedades físicas de fuerza y resistencia. Por eso, para maximizar su rendimiento y durabilidad, es necesario protegerlo.

Existen varias opciones de recubrimiento del acero, pero la más fiable, la más duradera, la más resistente es la galvanización general. Esa es, sin duda, la opción principal de protección del acero en ambientes exteriores. Y la experiencia lo avala, hoy en día existen construcciones de acero galvanizado con más de 50 años de vida, cuyo acero permanece inalterado gracias a la protección del zinc que lo recubre.

El galvanizado general está normalizado mediante el estándar de referencia UNE-EN ISO 1461:2010. Esta norma internacional de reconocido prestigio, garantiza un producto de máxima calidad con las mejores prestaciones.

Construcción

Las principales aplicaciones del acero galvanizado son las torres eléctricas; estructuras de paneles solares, mobiliario urbano y elementos para carreteras, como guardarraíles, señales de tráfico o farolas; pero también es un gran aliado de las grandes industrias como la química o la alimentación.

En construcción es también ampliamente utilizado en el diseño de estructuras y fachadas. Pero además, las barras corrugadas del hormigón armado también se galvanizan. Al recubrir con zinc el corrugado de su interior, el hormigón armado alcanza su máxima vida útil; por eso es altamente recomendable en construcción de puentes u otras infraestructuras que, destinadas a durar mucho tiempo, pueden estar sometidas a grandes tensiones, corrosión y ataque químico.

Puente
Puente Morandi, antes y después del accidente (Genova)
Construcción

(Fuente: International Zinc Association)

Recordemos todos el desastre ocurrido en Italia con el colapso del puente Morandi en Génova que tuvo consecuencias dramáticas. El puente se encontraba expuesto a un ambiente muy agresivo por la proximidad al mar, lo cual determinó la corrosión salina del cemento, generando primero fisuras y luego agrietamiento, con el posterior deterioro del acero de la armadura interior. Esto unido a una falta de mantenimiento fue, según los expertos[1], la principal causa de esa terrible tragedia.

A partir de ese momento muchas infraestructuras se proyectan incluyendo la protección catódica que aporta el galvanizado de la armadura de acero. Por ejemplo, el nuevo puente de Nueva York, el New NY Bridge ha sido elaborado con casi 30 mil toneladas de barras corrugadas galvanizadas por inmersión en caliente, conteniendo 3 veces más acero que la torre Eiffel.

Puente

Fuente: New York State Thruway Authority.

En definitiva, proteger y mantener nuestras construcciones e infraestructuras debe ser una prioridad, pero siempre debemos escoger aquellas soluciones que aporten las máximas garantías según normas internacionales. La durabilidad de un producto no debe confiarse a meras afirmaciones comerciales, sino que debe analizarse mediante el prisma normativo y siempre bajo criterios verificados y técnicamente contrastados.


[1] Hipótesis sobre las causas concurrentes que ocasionaron la caída del puente Morandi en Italia. Ingenieros Top: https://ingenierostop.com/articulos/4-Hip%C3%B3tesis-sobre-las-causas-concurrentes-que-ocasionaron-la-ca%C3%ADda-del-puente-Morandi

Lo último
Foto
El galvanizado: el mejor aliado del acero
17/11/2020
Foto
El papel de la industria en la recuperación económica
01/10/2020
Foto
El Galvanizado ES Economía Circular
02/07/2020
Sobre el autor/a
carola
Carola Hermoso
Directora General en ATEG