Proyectos

Residencial

CASA - MÁQUINA. 104 ALOJAMIENTOS TRANSITORIOS, LOCALES Y GARAJES

_MG_6670.jpg _MG_6672.jpg _MG_6750.jpg _MG_6761.jpg _MG_6779r.jpg _MG_6783r.jpg 3 copia.jpg _MG_6656.jpg
  • Obra: Casa-Máquina. 104 Alojamientos Transitorios, Locales y Garajes
  • Situación: Paseo de la República Dominicana, 9 (Plan Parcial Parla Este), Parla, Madrid.
  • Autores: Luis Pancorbo Crespo, Inés Martín Robles, José de Villar Martínez, Arquitectos.
  • Promotor: INmuebles de Pinto, S.A.
  • Constructora: Constructora de Pinto, S.A.
  • Fotografías: Ignacio Bisbal

Si eliminamos de nuestros corazones y mentes todo concepto muerto con respecto a las casas y examinamos la cuestión desde un punto de vista critico y objetivo, llegaremos a la casa maquina, la casa producida en serie, saludables (incluso en el aspecto moral) y hermosas tal como lo son los instrumentos y herramientas de trabajo que acompañan nuestra existencia. 

Le corbusier. Vers une architecture. 1923 

Planteamos el concurso como un intento de caracterización de la vivienda como dotación social, propiedad de la administración y puesta el servicio de los ciudadanos. Esto supone no solo un replanteamiento de la vivienda en si, sino también de sus relaciones con otros usos, dotacionales, comerciales y laborales. Se llega así a una inevitable búsqueda de la densidad, volviendo permeables los tres niveles de privacidad del espacio; espacio privado, espacio colectivo y espacio publico. La integración de estos tres niveles de privacidad en el mismo contexto nos permite evitar la falta de identidad local, el agrupamiento masivo de usos homogéneos en distintas partes de la ciudad, con sus correspondientes problemas de movilidad y pérdida de eficiencia. 

Este planteamiento inicial nos lleva al viejo concepto que enuncio Le Corbusier en "vers une architecture" de la casa-maquina de habitar, producida industrialmente como una instalación mas de la ciudad, como las infraestructuras de transporte o las instalaciones sanitarias, a disposición de sus habitantes. 

Se crea un basamento, colmatando la superficie de ocupación máxima de la parcela, en el que se encontrarían los usos públicos; locales comerciales y de dotaciones. Un basamento tectónico en el que se excava una calle interior descubierta de uso colectivo y unos patios ajardinados de uso privado. 

Este basamento con cubierta ajardinada funciona como un nuevo plano del suelo sobre el que se posa una estructura de muros prefabricados de hormigón armado que funciona como bastidor de almacenaje para las unidades habitacionales. 

Estos paquetes de unidades habitacionales funcionan como captadores de energía eficiente, sin alardes tecnológicos, solo con medios pasivos de acondicionamiento térmico; ventilación cruzada, orientación de las zonas vivideras al sur y protección del exceso de radiación solar con una fachada-filtro que permite regular la cantidad de energía que se quiera captar o disipar en cada momento del día. Esta fachada permite formar un colchón térmico y acústico con el interior de la vivienda y libera la fachada interior que es totalmente acristalada y practicable. 

Producimos una imagen de edificio de carácter industrial con una batería de unidades residenciales que potencia su identificación como instalación dotacional. 

Las unidades residenciales se resuelven con un estricto control de las superficies útiles, una optimización del numero de núcleos de comunicación vertical mediante el uso de galerías de acceso y una modulación estructural que permite liberar el interior de la vivienda de soportes, lo que posibilita la modificación de las viviendas si fuese necesario. 

La construcción se realiza con el mayor numero de unidades estandarizadas posible, como módulos de aseo prefabricados, tabiques de cartón yeso, fachada modular de montaje en seco y suelos de las galerías de religa metálica. Con esto se permite un notable acortamiento de los plazos y una reducción de la mano de obra in situ, los dos factores que más encarecen los costes de producción de las viviendas. 

USO DE LOS MATERIALES GALVANIZADOS

En nuestra búsqueda de una imagen deliberadamente industrial, el uso de la chapa de acero galvanizada ha sido una de las herramientas indispensables, aportando además el grado de sutileza en el acabado necesario para una actuación residencial. 

En las fachadas norte se utiliza la chapa desplegada de acero galvanizado en todos los cierres de la galería de acceso a viviendas (así como en defensa correderas interiores de todas las ventanas de cocinas y aseos), con una modulación estricta y rígida que se ve compensada por la gran riqueza de brillos y transparencias propios del material acentuada por la sencilla operación de invertir aleatoriamente la dirección de las aperturas del mismo. 

Se obtiene así una piel externa rica en matices y siempre diferente dependiendo de los cambios que se producen en las condiciones de iluminación tanto exterior como interior y de la posición del observador. 

La chapa desplegada de acero galvanizado se utiliza también en los cierres de los jardines de planta baja, permitiendo el filtrado de las vistas desde zonas comunes. 

Otro elemento compositivo importante en las fachadas norte son las chimeneas de chapa galvanizada vista, que al igual que las torres de paso de conductos de color naranja, resuelven de una forma eficaz y sincera los requerimientos de las instalaciones del edificio. 

En las fachadas sur, la chapa de acero galvanizado se utiliza masivamente aunque de una manera menos evidente que las norte. Toda la galería situada inmediatamente detrás de la fachada de policarbonato ondulado está formada por perfiles, tubos y religa de pletina-redondo galvanizados, así como la propia subestructura y mecanismos de apertura.

Información no disponible