Proyectos

Residencial

140 VIVIENDAS SOCIALES EN EL MONTE HACHO

002.jpg 003.jpg 004.jpg 005.jpg 001.jpg
  • Obra: 140 Viviendas Sociales en el Monte Hacho, Ceuta.
  • Situación: Carretera del Monte Hacho, Ceuta
  • Promotor: E.M.V.I.C.E.S.A. Ceuta
  • Autor: José Morales Sánchez, Juan González, Mariscal, Estudio MGM Arquitectos, S.L.P.
  • Colaboradores: Reyes López Martín, Antonio Francia
  • Estructura: DITECNICA S.L.
  • Ingeniería: INSUR J.G.
  • Constructora: ACCIONA
  • Superficie construida: 1.422 m2

El proyecto contemporáneo debe aspirar a capturar sugerencias de otras disciplinas. No somos los primeros en decir que la arquitectura no procede ó deriva necesariamente de la arquitectura misma. Aprender de todas las cosas está bien, e influenciarse de otras disciplinas es aún mejor para el proyecto.

El arte contemporáneo utiliza la idea de instalación para explicar cómo la obra de arte puede mostrar todas las fuerzas, todas las condiciones que modifican ó influyen en la conformación de un lugar. Al final el objeto artístico desaparece, ó mejor dicho se disuelve merced de las condiciones iniciales del lugar, previas al objeto mismo.

El crecimiento de la ciudad contemporánea arroja al arquitecto a este tipo de condiciones, presentes en entornos aún no construidos. La arquitectura contemporánea necesita negociar permanentemente con paisajes inestables ó muy modificados, topografías imposibles e incluso programas extremadamente difíciles. Todo ello obliga a una concepción del proyecto troceado, disuelto, que atrapa los restos de un paisaje a veces inexistente, que es posible imaginar.

El proyecto contemporáneo se mueve en esta difícil tesitura, más paradójica que nunca al tener que tomar prestado de otras disciplinas sugerencias que hacen viable la arquitectura, a costa de hacer tambalear los principios de la misma.

Nunca como hasta ahora estuvieron tan cercanos arte y arquitectura.

Los nuevos espacios que la ciudad en su crecimiento va encontrando muestran el predominio del concepto de "paisaje" frente al de ciudad. En sus prolongaciones tentaculares la ciudad debe hablar de este nuevo territorio descubierto.

En Ceuta, el solar que proponía EUROPAN tenía estas características. Monte Hacho: lugar plagado de fortificaciones incrustadas en una montaña rocosa. A ello había que añadir la agresividad del viento de levante (sopla 200 días al año con una media de 80 km/h). Además, la impenetrabilidad de la roca y la acentuada topografía han ido forzando a las autoconstrucciones del área a adaptarse a fosas, huecos, pequeñas planicies, para ir colonizando la singularidad de este lugar.

Las viviendas allí construidas se protegen contra el viento, pero a la par dibujan el azote del mismo. Estas condiciones fijan las decisiones sobre el proyecto, implantación, comunicaciones con la ciudad y tipologías de las viviendas.

El conjunto a edificar consta de 127 viviendas de protección oficial, de las cuales 41 son unifamiliares, y el resto se distribuyen a lo largo de las 6 torres del proyecto. Para la implantación de las viviendas unifamiliares, debido a la fuerte topografía y estructura rocosa del terreno, se ha intentado "arañar" lo mínimo posible el suelo que disponemos, introduciéndose así la roca dentro de la vivienda, y la vivienda dentro de las pequeñas canteras existentes.

Con la necesidad de protegerse contra el viento, aparece el concepto de "vivienda-nicho". La casa no puede ofrecer la fachada directamente contra el viento; debería construir su propia barrera y el modo de relacionarse con el exterior. El resultado es que el espacio que dejamos libre es tan importante como el que se ocupa. Igualmente nos encontramos con la "vivienda reversible": Se adoptan tipos de viviendas en los que se pueda intercambiar la posición de sus piezas, dependiendo de las vistas: hacia el Mediterráneo o al Atlántico.

Debido a la topografía del terreno, y a la racionalidad de los tipos que se proponen, se ha pensado en disponer los accesos según convenga, (acceso inferior y superior). Normalmente a casi todas las viviendas se accede por la planta primera desde la calle, aquí se sitúan salón, cocina y terraza.

Las seis torres del proyecto emergen del racimo de viviendas antes descrito, no en vano son la suma en vertical de los paquetes funcionales que conforman a las viviendas unifamiliares, (paquete de dormitorios y paquete de cocina-salón). Estos paquetes funcionales se disponen libremente sobre el plano del suelo, forzando diagonales espaciales hacia el exterior.

La acción directa del viento y el ambiente húmedo del clima nos obliga a que la relación de la vivienda con el exterior se haga a través de un espacio intermedio, al aire libre, que sin volar respecto de la vertical de la torre esté excavado en la misma y sirva de ventilación e iluminación para toda la vivienda. Estos huecos en fachada se conciben también como paquetes funcionales.

Respecto a la construcción del conjunto, cimentaremos clavándonos en el firme de piedra, evitando el deslizamiento de la ladera, mayoritariamente por muros o bien zapatas arriostradas a éstos. La utilización de hormigón armado en la estructura vertical será prefabricada para evitar oxidación de armaduras y carbonatación. Las estructuras horizontales, protegidas por techos, suelos o cubierta; se realizarán in situ. Las carpinterías no se colocan en la piel más exterior de las viviendas, para colaborar así a su protección.