Proyectos

Otros Usos

PROYECTO DE FACHADA PARA LA ESTACIÓN DE BOMBEO AÑARBE

5_coronando.jpg 8_pabellones.jpg 10_volumen.jpg B0057P 0257.jpg 3_presentando.jpg
  • Obra: Proyecto de Fachada para la Estación de Bombeo Añarbe
  • Situación: La Herrera, San Sebastián, Guipúzcoa
  • Autores: Ana Isabel Varona Martínez, Santiago Noaín Maura. Estudio RULOT Arquitectos
  • Promotor: Mancomunidad de Aguas del Añarbe - Añarbeko Irak S.A.
  • Constructora: Calderería Pasajes S.L.

La estación de bombeo de aguas del Añarbe se encuentra junto a la bahía de Pasajes, en una zona portuaria-industrial de entorno de grandes pabellones, donde emergía en superficie, ofreciendo tres alzados que mimetizaban equívocamente con los alzados propios de los talleres colindantes. Desde la propiedad se deseaba una fachada nueva que respetara el actual paso de luz al interior del edificio, la inclusión del nombre de la empresa como imagen corporativa e ilustrativa de la presencia de esta en el entorno, y requería en suma, una apariencia mas coherente con la actividad desarrollada al interior del edificio, de vertido, filtrado y bombeo de las aguas a depurar. 

Con estos tres temas: la nueva piel, rótulo e iluminación surge la propuesta de revestimiento. Entendido el prisma a modo de arquetón, se opta por calafatearlo y recubrirlo con una fachada ligera, montada sobre rasteles, formada por bandejas troqueladas de chapa de acero de 2 mm. de espesor, galvanizadas en caliente, usando una tipografía de perforaciones que escribe repetidamente la palabra AÑARBE. Estas perforaciones permiten que la luz pase a través de las antiguas ventanas al interior, y transparentan el edificio en las partes ciegas del mismo. 

Por ello, primeramente se pintan tanto la cubierta como las fachadas de gris antracita, y así, conseguir una pieza base, más monolítica y monocroma en la que se desdibujarán las puertas y portones de acceso, integrándolas en el velo colgante de acero, en ese cerramiento no portante, que por su levedad, será capaz de asumir el esqueleto del edificio.

Dada la alta corrosividad a la que va a estar expuesto el edificio por el enclave salino en el que se encuentra, optamos por someter las bandejas a un baño de galvanizado y aumentarles sensiblemente el número de micras de espesor ( de 18 micras a 60) de protección frente a este ambiente oxidativo. La estación, ventila a través de los poros de la epidermis de acero galvanizado, dispersando homogéneamente sus emisiones, de manera antagónica al concepto concentrador de las previsibles chimeneas de extracción. La fachada permitió la necesaria renovación de aire, que los ingenieros calcularon para el volumen total del edificio. 

Por último contar que gracias al proceso seco de prefabricación, se agilizó la ejecución del montaje y colocación de las bandejas, que, sin tener que volver ninguna a taller, puso de manifiesto el control del detalle en la obra de taller, donde se miman los milímetros y donde se puede conseguir un control presupuestario efectivo.

Información no disponible