Proyectos

Otros Usos

DEPARTAMENTOS DE PESCADORES DEL PUERTO DE CANGAS

002.jpg 003.jpg 004.jpg 005.jpg 006.jpg 007.jpg 001.jpg
  • Obra: Departamentos de Pescadores
  • Situación: Puerto de Cangas, Pontevedra, Galicia
  • Promotor: Portos de Galicia
  • Autores:
    Jesús Irisarri Castro,
    Guadalupe Piñera Manso, Arquitectos
  • Ingeniero: Juan Antonio Rodríguez Pardo
  • Colaboradores:
    Lidia Fernández García (proyecto)
    Javier Cúrras Paredes (obra)
    Fátima Iglesias (obra)
  • Constructora: C y C, Constructora
  • Jefe de Obras: Eva Fernández Ramos (Arquitecto Técnico)
  • Fechas:
    Proyecto: 2003
    Obra: 2005-2007
  • Superficie: 897 m2
  • Superficie Urbanizada: 3.920 m2
  • Fotografías: Manuel González Vicente

La integración de las necesidades funcionales de los pescadores y de una visión lúdica y urbana del muelle, de la racionalidad en el empleo como material del acero galvanizado y de una estética propia de este equipo de arquitectos, ha dado como resultado un proyecto que juega con las luces gallegas tanto en los días soleados como en los lluviosos o de noche.

El edificio, formado por un conjunto de construcciones modulares, quiere aunar su propia presencia como dotación pública sin anular la permeabilidad hacia el paisaje, a la vez que enlaza el mundo del marinero profesional en la cota del muelle con el ocio y el paseo sobre el cantil. La lógica constructiva de estas pequeñas edificaciones situadas tan próximas al mar y tan expuestas a un ambiente salino agresivo, así como el reducido espacio del muelle cuyas actividades debían mantenerse durante la ejecución de las obras, condujo a la elección y disposición de los materiales. Un edificio resuelto casi enteramente en acero galvanizado, que evocando construcciones navales, con tres ordenes consigue configurar todas sus partes y proporciona la flexibilidad deseable durante su construcción, la reversibilidad con la menor agresión al lugar y una máxima reutilización del material con el que está construido.

La estructura en tubo define los volúmenes y se modula al ritmo de las chapas de cerramiento para soportarlas. Las celosías adoptan diversos grados de densidad para conseguir la unidad del edificio y de todos los espacios intermedios así como la necesaria permeabilidad visual. Para formar la celosía se utilizan paneles de rejilla electrosoldada formada por pletinas de 30x10 y 40x10, dependiendo de la luz salvada, con pasos variables de 60 y 102 (medidas de fabricación estándar) con el fin de obtener diversas graduaciones de transparencia en el conjunto. A las chapas de fachada (2000x1000x10 mm) se sueldan perfiles L, de manera que puedan colgarse en las omegas fijadas a la estructura y además evitar así posibles deformaciones en el proceso de galvanización.

La cubierta está formada también por chapas sobre perfiles en U que permiten la evacuación de agua mediante pequeñas gárgolas. El pensamiento sobre cómo conseguir un paseo-cantil con capacidad de evocación llevó a los arquitectos a emplear un hormigón cuyo árido fueran en gran parte conchas marinas. De algún modo, se consolidaron y dieron forma los sedimentos de la playa.