Proyectos

Educación

CENTRO DE EDUCACIÓN INFANTIL

5.jpg 6.jpg 9.jpg 10.jpg 12.jpg 4.jpg
  • Obra: Centro de Educación Infantil
  • Ubicación: Paraje de la Marea S/N Burlada, Navarra
  • Autores: Carlos Pereda Iglesias y Óscar Pérez Silanes
  • Promotor: Fundación Irabia
  • Contratista: Construcciones ACR

MEMORIA

El edificio forma parte de un Centro Educativo que ha ido creciendo y desarrollándose según iban surgiendo nuevas necesidades. El conjunto del Centro consta de cinco edificaciones destinadas todas ellas al uso escolar. Desde el año 1969 hasta la actualidad se han ido agregando volúmenes al núcleo inicial sin un planeamiento global de forma que el único aglutinador es la materialidad que aporta el ladrillo caravista rojo como pauta global constructiva.

En el año 2000 se inicia el ciclo de infantil con una pequeña edificación, continuando con el mismo material para en la actualidad convertirse en guardería y dar paso al edifico que nos es encargado destinado a albergar el Centro de Educación Infantil. 

La ampliación de un edificio existente, siempre lleva consigo una serie de condicionantes a los que dar respuesta así como unos requerimientos funcionales que hasta cierto punto predeterminan una solución formal. Los condicionantes previos con los que se enfrentaba el proyecto eran por un lado que tendría que ser un edificio que no tenía acceso propio sino que se accedía desde otro preexistente. Y por otro y al mismo tiempo y por lógica física este debía mantener las rasantes del edificio previo por una cuestión de accesibilidad. Y por último, no debía tener vistas sobre el ámbito general del resto del colegio al considerarse este como una célula totalmente independiente siguiendo las directrices de la propiedad. 

Ante estas premisas, el proyecto y la edificación por cuestiones de acceso tenían un claro carácter lineal. Y por tanto la actitud del proyecto fue elaborar un proyecto en sección. Al mismo tiempo y en paralelo había dos cuestiones que se pretendía atender en el proyecto de forma atenta, una de ellas era el contacto con el edificio preexistente y dos, buscar en este desarrollo lineal del programa una calidad espacial. 

Volumétricamente como antes se ha explicado el edificio se genera a partir de la sección: La planta elevada se retranquea con respecto a la inferior generando el paso al resto de las aulas dispuestas de forma longitudinal con una doble altura a lo largo del edifico que lo dota de carácter al interior. Este recurso no solamente define un espacio sino supone un recurso de composición volumétrica del resto del programa, por un lado , la crujía de despachos y servicios que se dispone de forma lineal en la longitud total de la edificación que se perfora con unos patios para dotarlo de sus necesidades primarias como son el soleamiento y la ventilación y al mismo tiempo aportan ese plus espacial  y de iluminación hacia el espacio inferior de la edificación que se define como patio cubierto de juegos. Por otro lado en planta baja aparece una pieza significada al exterior de hormigón, destinada a la capilla. Y Por último y con mención aparte, destacamos las intervención del volumen de la rampa como gestor de la unión con el pequeño volumen inicial, acabado en sí mismo, con un marcado carácter de objeto independiente, que a priori, parece repeler una nueva actuación formal pegada a él, por lo que de forma estratégica para delimitar Volumétricamente la nueva intervención y diferenciarla del edificio original evitando la solución de lo burdamente "pegada". Esta misma estrategia es utilizada en el volumen del comedor y aseos, cerrando el patio de esta unidad del ámbito común a modo de volumen situado tangente bajo la sección escalonada de las aulas. 

El edificio se desarrolla como se ha comentado en dos plantas además de una tercera donde se dispone el patio en semisótano. El acceso se produce desde el edificio ya ejecutado preexistente y obviamente las comunicaciones quedan marcadas por ese acceso lateral a un edifcio de marcada componente lineal; el vestíbulo propiamente dicho ocupa parte de esa planta baja, bolsa espacial de conexión y articulación de los espacios generales. Es un espacio de referencia en el edificio, forrado de madera del que y al que confluyen todos los espacios. En el resto de la planta baja se encuentran el salón de actos y capilla así como las aulas de los niños más pequeños. Como otro volumen exento se encuentran los despachos y patios de iluminación de los mismos y de apoyo al porche de la planta inferior. 

Constructivamente,  la medida en que el escueto uso de materiales utilizados ha posibilitado como hecho favorable la unicidad de diseño que al mismo tiempo  ha pretendido con la nueva ampliación responder con argumentos constructivos  similares pero con una interpretación diferenciada, ya que nuestro tiempo no se ha parado. El uso continuo del material sigue la pauta compositiva del  rojo cerámico de la gran masa dentro del colegio. 

En todo caso la situación diferenciada de la implantación del edificio provoca que sean dos son las respuestas del edificio: una al patio del colegio de una forma lineal, con escala más contenida y volumetría marcada de vidrio y ladrillo caravista con el volumen de la rampa como frontera mientras que a la calle el edificio se muestra de forma escalonada y gradual, flotando sobre los apoyos del porche con una piel de chapa perforada practicable  que tamiza las vistas y protege las aulas. 

Fachada de galvanizado. Aspectos formales y constructivos 

La situación diferenciada de las diferentes fachadas se corresponde por un lado por la lógica y adecuada integración material en el conjunto edificatorio y por otro, pero al mismo tiempo, la fachada norte, donde se ubican las aulas, presentaba dos requerimientos de la propiedad, una, se requería un sistema de protección física antibandálica  y dos,  se necesitaba controlar la privacidad  de las aulas. 

El sistema que se proyecto se basaba en un filtro practicable de bandejas de acero galvanizado perforadas de 1,5 mm de espesor que atendían rigurosamente a los requerimientos de la propiedad, pero al mismo tiempo, filtraban la luz hacia el interior pero permitiendo las vistas del entorno desde el interior de las aulas, cuestión esta última definitiva, frente a otras soluciones.

Este cierre se soportaba del plano estructural mediante  perfilaría de angulares y pletinas de acero galvanizado. Esta fachada en su primera capa, la que se consideraba estanca   se acaba con chapa minionda de acero galvanizado garantizando buscando el equilibrio cromático con el primer filtro practicable. 

Físicamente, este filtro de acero galvanizado,  le aporta  ese grado de abstracción volumétrica, que de alguna forma enfatiza  ese planteamiento de yuxtaposición volumétrica con la que se ha generado el edificio. Y al mismo tiempo ordena y filtra hacia el exterior la expresividad del caos controlado que unas aulas de educación infantil garantizando una presencia uniforme y limpia.

 

Información no disponible