Proyectos

Deportes

CAMPO DE FÚTBOL EN EL PARQUE DE LA MUNTANYETA

f06_acceso ext campo.jpg f07_fachada interior.jpg f08_general campo.jpg f05_acceso terraza.jpg
  • Obra: Campo de Fútbol en el Parque de la Muntanyeta
  • Localización: Sant Boi de Llobregat, Barcelona
  • Autores: Claudi Aguiló Rui y Martí Sanz Ausás

MEMORIA DESCRIPTIVA

La tercera (lago, piscina, ronda, edificios de servicios, zona de juegos y aparcamiento) y cuarta (campo de fútbol y camino de Sant Ramon) fase del Parque de la Muntanyeta forman parte del proyecto global de transformación del propio parque en Parque Central de Sant Boi de Llobregat. Éste es el más grande de los parques metropolitanos y está asentado, como su nombre indica, sobre una pequeña montaña, con dos vertientes bien definidas. La vertiente norte, más indómita y natural, está recubierta de vegetación y bosques. La otra vertiente se abre hacia el sur y el oeste, ofreciendo magníficas vistas del Delta del Llobregat, del mar, de Montjuïc y de Collserola. 

Ambas vertientes quedan separadas por un ancho camino de cornisa definido por un gran muro de piedra, que comunica los dos extremos laterales del parque. Una gran escala de hormigón con paredes forradas con tablones de madera, da acceso hacia la vertiente sur, dominada por un extenso prado inclinado, limpio, que se convierte en la puerta de acceso principal de la ciudad al parque, llegando a través del Camino de las Palmeras. Este camino serpentea en su recorrido, acercándose a otras áreas verdes y de equipamientos, como la Plaza de la Agricultura. En el otro lado del claro, un pequeño bosque de pinos dispersos transcurre por la vertiente, acogiendo diversos bancos de listones de madera y forma sinuosa. Esta intervención, conjuntamente con la Plaza de la Agricultura, fue obra del arquitecto Arata Isozaki. 

En la cuarta y última fase, el campo de fútbol, situado en el lado oeste del parque y debajo del lago, permite continuar el enriquecimiento en quitamientos con que se ha dotado la Muntanyeta. Substituye al que existía en el mismo lugar y que ha sido derribado. La implantación de un campo de fútbol y de las edificaciones de servicios inherentes no son fáciles de incluir dentro de un parque,pero tampoco imposibles. Construir con la naturaleza comporta ciertos enfrentamientos con ella y nuestros recursos al imitarla pueden llegar a ser pequeños y toscos. 

El nuevo edificio de servicios del campo de fútbol nace siguiendo el criterio establecido con los edificios de vestuarios y de restaurantes de la tercera fase, completando así la línea de la fachada de la Ronda de Sant Ramon en esta manzana. La unidad del edificio sobre este gran zócalo longitudinal, contenedor de esta batería de programas, la da la cubierta. Dicha cubierta se puede ver como un gran elemento Geométrico puro, manto unitario que flota encima de las gradas y a la vez las protege. Los asientos de colores son la voluntad de crear un escenario real o virtual de cromatismo floral de la naturaleza. El campo de fútbol propiamente dicho entra en relación con la zona del parque donde las trazas pierden intensidad y se envuelve de una zona de prados y arbustos donde, de vez en cuando, afloran las pizarras existentes. Caminos de hormigón acaban de completar los accesos a las diferentes zonas del parque distribuyéndose entre las pendientes de este nuevo prado. 

Así pues, esta cuarta fase, corresponde a la construcción del edificio de vestuarios y locales sociales del campo de fútbol, así como las gradas d espectadores relacionadas con el conjunto estructural del edifico. 

El conjunto edificado está formado por una planta baja construida con estructura y cerramientos de hormigón armado que queda, por un lado, semienterrada respeto a la Ronda Sant Ramon, mientras que por el otro queda delimitada por las gradas de espectadores. La cota del pavimento de esta planta baja queda a nivel del campo de juego, al que se accede por una puerta central desde el paso de vestuarios.

En esta planta se sitúan el acceso de los deportistas, los distintos bloques de vestuarios, la sala polivalente, la lavandería, la enfermería (con acceso directo desde la calle), los distintos almacenes vinculados a cada zona y las salas de instalaciones. 

Sobre esta planta, un edifico de estructura metálica que conforma al mismo tiempo la marquesina sobre las gradas, es el destinado al acceso del público y el control de los espectadores, así como a dependencias administrativas y de tipo social del club.

En esta planta se sitúan el local social (bar) y su terraza, las taquillas, el control de acceso, una tienda, los aseos, las dependencias de prensa y los despachos de gestión y administración. En línea con estas dependencias, y en el lado del campo de fútbol, está el paso sota cubierta de distribución de los espectadores hacia las gradas. 

MEMORIA CONSTRUCTIVA

La planta baja se trata de un edifico semienterrado, con muros de contención en la Ronda de Sant Ramon donde quedan embebidos los pilares extremos de los pórticos. Estos pórticos de soporte de la losa de forjado, son de tres crujías de  3.45, 7.10 y 3.40 metros. Los pilares de cada uno de estos pórticos son, además del pilar embebido en el muro, dos de 40x40cm en la crujía central, y uno de 70x40m en el otro extremo. Éste sirve de soporte de la losa por un lado y por el otro soporta la viga prefabricada de base de las gradas.  Longitudinalmente el edificio tiene 13 crujías de 6 metros cada una. 

Cuando el techo de esta planta es una cubierta, para uso de terraza y paso exterior, el pavimento es de tipo flotante transitable. Cuando, por otro lado, éste corresponde con la ocupación de la planta superior, hay un suelo flotante interior para nivelar los dos pavimentos, el interior y el exterior.

Los tabiques son de bloque de mortero, revestidos con baldosas, trasdosados, enlucidos o pintura directa, según las situaciones. 

La planta piso se trata de un edificio de tipo metálico, tanto en su estructura, hecha a base de pilares HEB 180 y vigas IPN 400, como en el revestimiento de sus cerramientos exteriores, que son chapa de acero galvanizado tipo minionda, en sus paños opacos y de carpintería de aluminio en las puertas transparentes de acceso y ventanas superiores. 

La cubierta es de sándwich de plancha de acero galvanizado acanalada, con 8cm de aislamiento, siendo la plancha inferior perforada, para mejorar así las condiciones acústicas. 

Las gradas son prefabricadas de hormigón armado, con luces de 6 metros, y apoyadas de manera simple sobre una viga prefabricada de hormigón en las gradas inferiores y sobre una losa en las tres superiores. El espacio bajo grada forma una cámara ventilada y visitable, que cuando alcanza una altura suficiente, se aprovecha para formar unos armarios que separan esta cámara de la zona de circulación. 

Una gran marquesina actúa como cubierta del conjunto, siendo elemento aglutinador de todo lo que ocurre debajo. Su estructura, a base de vigas IPN 400, se sustenta en los pórticos metálicos antes mencionados. La parte inferior de esta marquesina está formada por un entramado de aluminio en el interior del edificio y de acero galvanizado en la parte exterior. En ambos casos, dicho entramado es sustentado por una subestructura de perfiles en frío, que a su vez, son soportados por las IPE principales de la marquesina, quedando nivelado con el ala inferior de la viga. 

Los equipos de iluminación van por encima del cielo falso y transforman los entramados en elementos difusores de la luz, además de impedir la visión directa de la luminaria y el cableado que la acompaña. En estos casos, en los lugares donde se sitúa la luminaria, existen registros gracias a la disposición de bisagras y cierres en el entramado para poder abatir los módulos.

Información no disponible