Rehabilitación de Residencia de Ancianos "Hospital del Rey"

Toledo. Francisco Javier Alguacil San Félix, Luis Moreno Domínguez y Pablo Alguacil San Félix

Obra: Rehabilitación de Residencia de Ancianos "Hospital del Rey"
Situación: Calle Chapinería, 2. Toledo
Autores: AMA, Estudio de Arquitectura, S.L.P.
Arquitectos: Francisco Javier Alguacil San Félix, Luis Moreno Domínguez, Pablo Alguacil San Félix 
Arquitectos Colaboradores: Pablo Junquera Medina y Carolina Silvestrini  
Promotor: Consejería de Sanidad y Bienestar Social de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha
Constructor: Compañía Internacional de Construcción y Diseño, S.A.U. (CONDISA)
Empresa constructora: Ortiz construcciones
Año de finalización: 2009
Superficie total del edificio:  5.150 m2
Tipo de obra: Pública

Lugar y emplazamiento

El edificio se ubica en el corazón del casco histórico de Toledo, justo en la parte norte de la Catedral, y junto a edificios representativos como el Teatro Rojas o el Mercado de Abastos.  En plena trama urbana de trazado medieval, entre las estrechas y serpenteantes calles que van perforando la ciudad construida, se encuentra el edificio de planta cuadrada y patio, exento prácticamente por sus cuatro fachadas.

El "Hospital del Rey", es pues, edificio único de cierta envergadura construido a fines de siglo XVI en Toledo, según afirma Fernando Marías, se ubica en la calle Chapinería, también conocida como calle de la Feria en donde abre su puerta principal.

Entre 1593 y 1595 se derribó el antiguo edificio y posteriormente Nicolás de Vergara el Mozo, a finales del siglo XVI y principios del XVII, se encargó de remodelar la zona y también de elaborar los planos del propio hospital, por encargo de la Cofradía del Corpus Christi.

En la ampliación efectuada en el año 1985 se incorporaron dos nuevos pisos retranqueados respecto al edificio histórico, imitando el primero una galería ciega y el segundo superior con vanos semicirculares.  Este volumen añadido es visible sobre todo en el paramento que da al espacio público de la Plaza Mayor, y no se incluye en el edificio histórico.

Programa de necesidades

Se planteaba la necesidad de realizar reformas para mejorar las condiciones de uso de la residencia, haciendo que sus dependencias se redimensionaran como mínimo de acuerdo con la Orden de 21 de Mayo de 2001, por la que se regulan las condiciones de los centros destinados a personas mayores en Castilla La Mancha.

Igualmente se nos solicitaba la redefinición de circulaciones de cara a conseguir una accesibilidad completa y mejorada.

En la reforma se debía incluir un Servicio de Estancias Diurnas para 40 personas, así como espacios de convivencia tanto para los internos como para los trabajadores.  La capacidad de la residencia debía superar las 60 personas internas, no llegando a las 80.

Se debían renovar por completo todas las instalaciones, adaptándolas a las diferentes normativas en vigor.

Se debían poner en valor las características histórico-artísticas del inmueble.

El edificio se ubica en el casco histórico de la ciudad de Toledo, con una restrictiva normativa en cuanto a materiales y acabados exteriores, que reduce la elección de éstos a piedra, cerámicas y maderas.  El cumplimiento de dicha normativa se agravaba en nuestro caso, al estar clasificado como Bien de Interés Cultural.  Por otro lado, al tratarse de una rehabilitación con aumento de superficie construida, se hacía especialmente necesaria una profunda reflexión sobre los sistemas y materiales a emplear, con el objetivo de ofrecer una lectura clara de las diferentes intervenciones evitando en todo caso el "Falso Histórico".

La decisión de proyecto fue por tanto el empleo de materiales que transmitieran una sensación de ligereza, como el acero y el vidrio, estableciendo un diálogo por contraste con el edificio, y ofreciendo una posterior lectura suficientemente clara de las diferentes intervenciones sufridas por el edificio.  Al tener que mantener las fachadas en su estado inicial, el uso de "nuevos materiales" se reducía a las intervenciones en el interior (permitidas por normativa), por lo que el contraste entre antiguo-actual, masivo-ligero, cobraba especial potencia constructiva.

El resultado sería un gran contenedor pesado, muy masivo al exterior, escondiendo un interior ligero, transparente y lleno de luz.

Lo segundo sería caracterizar esos materiales elegidos al proyecto concreto, coloreando los vidrios para estimular la percepción de los usuarios, y galvanizando el acero, de manera que se optimizase el mantenimiento, mejorando además el proceso de envejecimiento del mismo, evitando la confusión con otros materiales.

Las diferentes ampliaciones proyectadas como son la zona de acceso principal, dirección y asistente social, la cubierta y nuevo cerramiento del patio y su galería, la sala de bóvedas, y la ampliación de la planta segunda, se han realizado con estructura y carpintería de acero galvanizado.  Igualmente se ha empleado como terminación de suelos y falsos techos, e incluso barandillas y pasamanos.

Información no disponible