Qué es

Qué es la Galvanización

003.jpgEl acero galvanizado se encuentra a nuestro alrededor y desempeña un papel vital en la vida cotidiana. Se utiliza en la construcción, en el transporte, en la agricultura, en la generación de energía eléctrica y en todos los lugares y actividades donde la protección a la corrosión y la durabilidad son esenciales.

El acero galvanizado ayuda a iluminar nuestros caminos y a suministrar energía a nuestros hogares, hospitales y oficinas. Pero muchas otras industrias importantes hacen también uso de la galvanización.

La industria de la galvanización en caliente en Europa existe desde hace más de 150 años. Ha superado la aparición constante de nuevas tecnologías y nuevos materiales. Y la razón es bien simple: la galvanización sigue siendo y será el proceso más rentable y sostenible para proteger el acero contra la corrosión.

Los productos galvanizados por inmersión en caliente ofrecen la gran ventaja de no precisar mantenimiento alguno durante 40 años o más. La materia prima esencial utilizada en el proceso del galvanizado es el zinc. Este elemento natural, altamente reciclable, es vital para la vida humana y el desarrollo de los ecosistemas.

El proceso es relativamente sencillo: él recubrimiento de zinc sobre piezas y componentes diversos se obtiene sumergiendo estos elementos (aisladamente o por lotes) en un baño de zinc fundido (habitualmente 450 C), previa preparación superficial por vía mecánica o química.

El resultado, además de espectacular, es interesantísimo: una unión metalúrgica del zinc con el hierro a través de sucesivas capas de aleación entre estos dos metales, hasta cubrirse tan sólo por el zinc puro.

La adherencia del recubrimiento es excelente por ello, y presenta una elevada resistencia a los impactos y a la abrasión.